2015/06/30

Una serie de catastróficas vivencias mendigas (Amsterdam parte 2 de 3)

Y aquí estoy con la segunda parte de este maravilloso relato del viaje que nos privó del sueño dos noches seguidas. Si no has leído la primera parte, aquí te dejo el link. Este segundo día dio para mucho: hicimos varios tours, conocimos la historia de la ciudad, nos familiarizamos con sus curiosidades, fuimos testigos de episodios curiosos y dormimos en lugares que nunca antes habríamos considerado aptos para ello. Como siempre, todo relatado con humor, una gran dosis de espíritu mendigo y muchas fotos. Hay que ver cómo me vendo. Espero que luego no decepcione xD. Os dejo con Homeless Tales, vol. 2.



Antes de partir a hacer el free tour, decidimos probar suerte por última vez para librarnos de dormir en la calle sin pagar una fortuna. Vimos un hotel que no parecía nada del otro mundo (por no decir que tenía toda la pinta de tener moho en los baños) y con la esperanza de que las habitaciones no fuesen muy caras, entramos a informarnos.

Pero parecía que estábamos destinadas a probar la vida mendiga. Una habitación para cuatro valía 225 euros.

Al no poder permitirnos semejante clavada, lo miramos con cara de pena y le dijimos que gracias, pero que no teníamos dinero. El señor quiso saber cuánto estaríamos dispuestas a pagar, y nosotras, pobres de oficio y convicción, contestamos que unos 20€.

La reacción del recepcionista se resume en:


Se rió de nosotras descaradamente. Dijo que en Amsterdam mejor nos olvidásemos de encontrar un hostal a esos precios. Puede que sea verdad, pero:

1) Lo puede decir sin partirse la caja el muy desgraciáo.
2) Una noche en su hotel-pocilga costará 50€, pero estoy segura de que no VALE eso.

Ya resignadas al mendiguismo, nos dirigimos a la plaza Dam, punto de encuentro para hacer el free tour. Curiosamente, si se reserva el tour por internet no es free, sino que te cobran 3€. Si vas en el momento sin reserva es gratis.  

El tour muy completo, el guía nos llevó por canales, calles y callejones, nos explicó la historia de la ciudad y mil curiosidades, además de darnos auténtico gouda holandés para probar ¡gratis! Se ve que se lleva comisiones de una tienda de quesos. 

En esta entrada no voy a explicar cada una de las paradas que hicimos en el tour con todos sus datos históricos, puede que un día me dé por escribir un post informativo, pero ya hay miles de posts así pululando por la blogosfera, además de todas las guías de viaje, páginas como Tripadvisor, etc. En lugar de eso, me centraré en un par de aspectos que nos explicaron en el tour y me parecieron curiosos.

Oude kerk, iglesia vieja

La ciudad de Amsterdam nació en este mismo lugar, la iglesia antigua fue uno de los primeros edificios importantes en ser construidos. No es casualidad que se encuentre en medio del Barrio Rojo. Desde sus inicios, Amsterdam tuvo un puerto con mucha actividad, con la cantidad de marineros que eso conlleva. Dichos marineros, al volver de alta mar, daban negocio a los locales del Barrio Rojo (tan antiguo como la ciudad) con sus sueldos recién cobrados. 

En la Edad Media la gente vivía convencida de que dichos pecados supondrían el infierno para ellos, por lo que la iglesia se construyó al lado de los burdeles para que los marineros se confesaran después de pecar. La salvación del alma muchas veces requería un desembolso de dinero, por lo que la relación comercial entre la iglesia y los burdeles era buena. Al fin y al cabo, ambas partes tenían interés en seguir beneficiándose.






Otro aspecto peculiar de Amsterdam (y esta zona de Europa en general) son las fachadas de las casas. El territorio donde se sitúa la capital holandesa son tierras robadas al mar, lo que significa que las casas antiguas no tenían sótanos. Al haber tantos comerciantes en la ciudad, necesitaban espacios de almacenamiento, y como era imposible guardar la mercancía bajo tierra, utilizaban los pisos de arriba de las casas para ello. 

Las escaleras eran muy estrechas, lo cual imposibilitaba subir y bajar mercancías por ellas, de modo que las ventanas cumplían dicha función. Las fachadas de todas las casas del casco antiguo están ligeramente inclinadas hacia adelante y tienen un gancho arriba del todo. Las mercancías se ataban a estos ganchos y la inclinación de las casas permitían levantarlas y bajarlas sin dañar la fachada. Hoy en día los ganchos se utilizan para realizar mudanzas

En ciertas fachadas incluso pueden verse dibujitos (viva mi riqueza léxica) como el de abajo, los cuales indicaban el oficio del propietario de la casa. En épocas pasadas mucha gente no sabía leer ni escribir, por lo que estas imágenes les permitían orientarse.

Este debía ser recaudador de impuestos

De la zona medieval de repente pasamos a un barrio con edificios bastante cutres. Tenían varios colorines en las ventanas, balcones con rejas amarillas, etc. Estéticamente un despropósito según la mayoría de la gente hoy en día. Tal vez en los 70 lo veían diferente.

Pronto el guía nos explicó lo que era: el antiguo barrio judío de Amsterdam. La Segunda Guerra Mundial estuvo marcada por fríos inviernos, lo cual hizo que los ciudadanos, para calentarse, hicieran uso de todo el material de madera de las casas vacías de los judíos, quienes habían huido o habían sido deportados. Muebles, vigas y en resumen toda la madera de las casas inhabitadas fue utilizada para combatir el frío invernal.

A pesar de que las casas acabaran destrozadas, en las primeras décadas que siguieron a la guerra no se llevó a cabo ninguna renovación. En los 70 la zona era muy frecuentada por adictos a la heroína, cosa que el alcalde quiso cambiar organizando un concurso para diseñar los nuevos edificios del barrio. 

El concurso lo ganaron unos estudiantes de arquitectura y bueno... mejor me ahorro mis opiniones sobre el resultado, dejo que juzguéis vosotros mismos:



Para acabar con las curiosidades del tour, mencionaré el siguiente dato: cada año mueren 20 personas en los canales. Pues sin que me tachéis de persona cuya maldad puede compararse con la de la señora Umbridge, diré que me parecen pocas. Amsterdam es conocida por su fiesta nocturna. También por sus canales. Me parece increíble que estas dos cosas no resulten en gente borracha que va sola por la calle cayendo al canal más a menudo. No es que quiera que pase, eh. Pero me parece curioso, me esperaba más.



Después del tour fuimos a comer y echar la siesta. Todo en el mismo sitio. ¿Alguien nos acogió en su casa y al fin pudimos permitirnos el lujo de dormir? Casi. Pero no. Fuimos al Subway. 

Literalmente nos dormíamos entre mordisco al wrap y sorbo a la Fanta. Llega a estar el local lleno y nos echan, pero como no tenían nadie en aquel momento, nos dejaron hacer el ridículo en paz.



Después de recuperar fuerzas (por decirlo de alguna manera), tomamos una decisión que nos confirmó que seguramente estaríamos en la lista de las personas más inteligentes del planeta. 

¿Recordáis cómo íbamos a dormir en la calle? (Como si no fuera el tema principal de estas entradas sobre Amsterdam).

Pues lo que no nos gastamos en un hostal nos lo dejamos en un barco de esos que te hacen un tour por los canales. Ya habíamos hecho el tour gratis, pero, ¿de verdad podíamos perdernos prácticamente el mismo tour pero desde el agua, al asombroso y nada prohibitivo precio de 16€? Era una ganga, señores.


A ver, que el tour está bien. Te enseña la ciudad desde otra perspectiva. Te dan información complementaria que no te dan en el tour. Pero por favor, futuro viajero mendigo, no pagues 16€ por una visita guiada cuando "no puedes permitirte" un alojamiento decente. Quedarás como un mendigo de postureo y lo siguiente que recordarás es que te sacarás una selfie con los mendigos de la estación para subirla a todas las redes sociales con la etiqueta #QuéDuraEsLaVida. He de aclarar que éso último nosotras no lo hicimos. Lo de las selfies. Lo de pagar 16€ y quedar como MendiPosers sí que nos pasó.



Al menos las vistas eran bonitas y las explicaciones interesantes. Y... no voy a mentir, los asientos eran cómodos. Como podréis haber imaginado, los cómodos asientos no se quedaron desaprovechados ante nuestra falta de sueño. Para la mitad del trayecto ya estábamos todas cayéndonos literalmente del sueño y dando esos cabezazos indignos que das cuando te estás quedando dormido y luchas contra ello. Cuando se te cae la cabeza, se te abre la boca y todo el mundo te mira. Esos cabezazos.






Siete puentes sobre el canal


Una terraza muy apañá

Después de la cabezadita el paseo en barco nos fuimos a dar vueltas por el centro: tiendas, canales, etc. Tomamos una cerveza del lugar en un bar y tras dar otra vueltecilla por ahí nos apalancamos en un restaurante italiano para cenar. Cenamos pizza y estuvimos un rato largo tiradas allí, por lo que recuperamos algo las fuerzas a pesar no de no haber dormido.

Cuando vimos que ya molestábamos cogimos nuestras cosas y nos embarcamos en la búsqueda de Paradiso, una discoteca dentro de una iglesia. Había una cola enorme para entrar, de modo que entramos a un bar con música a pasar el rato. Dentro de un par de horas ya estábamos cayéndonos del sueño y volvíamos a tener hambre, así que dimos paso a otro apalancamiento: esta vez en el Burger King.

¿He mencionado ya que teníamos sueño?
Ahí se nos empezaron a acercar babosos, babosos que nos soltaron cosas desagradables pero que por suerte se alejaban al ver el percal. No nos teníamos en pie (ni sentadas, para el caso) y en las dos horas que pasamos en el Burger todas dormimos algo. Sin embargo, a eso de las cuatro de la mañana nos echaron de ahí también, y no se nos ocurrió otra cosa que ir a la entrada del Rijksmuseum a dormir. ¿He mencionado ya que somos muy inteligentes?

Esta vez teníamos una razón para ir a ese lugar. Justo al lado están las letras de "I amsterdam". Esas letras con las que absolutamente nadie tiene fotos. Las mismas. Pues la cosa era que queríamos ver el amanecer en ellas para sacarnos fotos sin gente, y qué mejor manera que conseguirlo que mendigar por los alrededores esperando al alba.

De camino a nuestros lujosos aposentos descubrimos que Amsterdam tiene policía para borrachos. Literalmente, hay policía en las zonas donde se sale de fiesta para atender a los borrachos que no pueden andar y meterlos en taxis que los lleven a casa. Quizá esta sea la razón por la que no muere más gente ahogada en el canal... Nos entretuvimos un rato con esta escena, aparte de que era gracioso nos alegraba un poco ver que había alguien que daba más pena que nosotras.


Las dos horas escasas en el portal del museo se hicieron largas. Intentamos hacer guardias para que dos durmieran mientras las otras dos vigilaban, pero nos encontramos con una ligera dificultad: todas nos quedábamos dormidas aunque no quisiéramos. No obstante, cuando notábamos que nos quedábamos dormidas nos invadía el pánico de no saber si alguna estaba despierta y nos despertábamos de golpe.

Más o menos así pero sin cama

Que conste que en  ningún momento nos faltó el humor. La segunda noche en vela fue dura, pero somos personas felices y hasta adjudicamos una canción al viaje. Fijaos en el estribillo, cambiando "mar" por "canal" parece que está hecha para nosotras:


9 comentarios:

  1. Madre mía... qué aventura! Amsterdam es muy caro. Yo fui hace dos años con mi hermana, y teníamos como 10 grados bajo cero, y estábamos muertas de frío, así que decidimos meternos al primer museo que viéramos, y resultó ser el Madamme Tussaud (creo que es así...) y la entrada fueron unos 22 euros por persona!! Y entramos porque habíamos hecho media hora de fila... En fín... una vez dentro nos hicimos foto con todos los muñecos, perdimos el mayor tiempo posible porque en la calle no se podía estar. Sólo estuve un día... y quiero repetir, pero volveré siempre que no haga frío, hahahaha.
    Por cierto descubrí hace unos días tu blog, y me gusta mucho! Saludos desde un pueblecito de Alemania!! (Königswinter).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pfff y que lo digas, los precios allí son indignantes. Y vivo en Bruselas, que de barato no tiene nada. Pero en Amsterdam se pasan. No sé cómo será vivir allí, pero ir de turista es la ruina. Aunque merece la pena :P. Nunca he ido a un Madame Tussaud, es algo que tengo que hacer un día.

      Me alegro de que te guste el blog, también te leo! :)

      Eliminar
  2. MendiPosers jajajajajajajajajajajaja Por favor, académicos de la Real Academia de la Lengua, añadid esa palabra! jajaja
    Me encantan tus historias mendigueras, sobre todo porque yo sería incapaz. Hay una parte diabólica dentro de mí que sale cuando no duermo lo suficiente y me convierte en una persona borde y desagradable que vendería a su madre por una cama. Lo sé, debería estar en tratamiento jajaja
    Pero eso sí, la experiencia no te la quita nadie, eh. Qué pasada de ciudad, ¿he dicho alguna vez que estoy enamorada de Amsterdam? Seguro que sí. Mi corazón está repartido entre las ciudades. Soy como los marineros, que dejan un novio en cada puerto ;)

    En fin, corazoncillo, no sé por qué pero me imagino un final de aventura apoteósico jajaja
    Un besote desde el lugar más caluroso del mundo, véase Alicante :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaj los de la RAE podría sacar un buen arsenal de palabras inventadas de este blog xD. Se nota que el léxico no es uno de mis fuertes :P. No te creas eh, yo hago estas locuras sin dormir pero otras veces la falta de sueño me hace verlo todo negativo y me deprimo. Luego duermo y la vida me parece maravillosa otra vez xD. Como una cabra, como ves.

      Es verdad que Amsterdam es una pasada, prometí volver, pero la próxima vez en condiciones más dignas :).

      El final de la aventura estuvo caracterizado por un sueño insoportable, pero aún así hubo un par de anécdotas jaja.

      Un beso!

      Eliminar
  3. Solo de pensar en el sueño que debisteis de pasar, me entra sueño a mí también (quién sabe si no será el calor lo que me da modorra). Recuerdo cuando en Karlsruhe me tocó aguantar toda la noche despierta y acabé apalancada en una panadería al más puro estilo mendiga. Es lo peor de lo peor, pero luego te sabe a gloria saber que te has ahorrado el dinero de un hotel, aunque luego tengas las córneas inyectadas en sangre.

    Ya voy sobre aviso si visito Ámsterdam algún día, así que voy a ir preparando el bolsillo. Anda que el recepcionista podría haber al menos disimulado un poco...

    Las fotos son preciosas y no cabe duda de que el carísimo paseo en barco mereció la pena. Mira que me gustan las ciudades con canales, a pesar de que no he estado en muchas que digamos.

    Tengo muchas ganas de leer el final de la aventura, con el que seguro que me río tanto o más que con las anteriores partes :)

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, las horas muertas sin hacer nada en las que se te pasa por la cabeza vender tu alma al diablo por una cama son las peores. Pero como bien dices, luego sobrevives, te tomas un café y utilizas el dinero del hotel en otras cosas molonas y se te va el cansancio jaja.

      Los canales tienen mucho encanto, a mí también me gustan todas las que he visitado: Venecia, Amsterdam, Brujas y Gante. No son muchas pero me dieron ganas de ir a más :).

      Un beso!

      Eliminar
  4. Ay por favor, qué locas estáis JAJAJAJAJ, yo no sé cómo podéis de verdad, qué valor, no por lo que os pueda pasar, si no por el sueño jajajajaja. Me encantáis!!! El viaje en barco, por favor xD
    Y por cierto, qué bonito, yo me muero de ganas de ir a Amsterdam!!! Yo me habría apuntado con vosotras a una locura así PERO SIN DUDARLO!!

    Un besazo enorme :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sisi, un día me acordaré de esto y todo el mundo me tomará por loca cuando lo cuente. Ah, no, que eso ya pasa xD. Jajaja en fin, las risas que nos echamos no nos las quita nadie jaja. Amsterdam es precioso, si haces un viaje digno por allí espero que lo cuentes en el blog. Y si no es digno también :P.

      Eliminar
  5. Como reí! Mira que yo me hubiera mejor ahorrado lo del barco y mejor pagado algún hostal o la opción siempre son los Easy Hotel :D me encantó la entrada ya quiero volver a Amsterdam a ver aquello de la policía de borrachos jijijiji. Muchos saludos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...